Enraizada en firmes tradiciones vitivinícolas y bodegueras, Tauromaquia ensalza el espíritu de Montilla-Moriles: fundamento, profundidad y un talento único para celebrar la vida.