En su intenso encanto, la uva pedro ximénez, joya de nuestros campos, permite interpretar el viñedo de formas diferentes. La juventud y la crianza, el vino del año y los generosos: diversos lenguajes que proceden de la tradición y llenan cualquier ocasión de placer.