En cada sorbo de un PX de Bodegas Gracia redescubrimos una conexión íntima con la naturaleza, con la esencia dulce de la uva pedro ximénez, con el gusto del placer. Vinos tradicionales nacidos del sol y el trabajo del tiempo.